RH en positiu

El salario que atrae y fideliza el talento 💰

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Si pensamos en salario, lo primero que nos viene a la cabeza es la remuneración económica que percibe un empleado como contraprestación por su trabajo realizado. Pero, aparte de ser un rollo de definición, la parte monetaria no es lo único que perciben los empleados por trabajar en una empresa y, ni mucho menos, lo único que valoran y que les importa. 

Incluso los salarios más altos pueden resultar insatisfactorios o insuficientes si no van acompañados de otros factores que satisfagan las necesidades tanto profesionales como personales de los trabajadores.

Y aquí entra en juego un nuevo concepto más amplio de salario, algo que va más allá de lo puramente económico. ¿Qué perciben los empleados en tu empresa? ¿Por qué trabajan contigo y no en otro lugar? Y, más importante todavía, ¿por qué se quedan y no se van a tu competencia, incluso si ésta les ofrece una remuneración mejor?

El salario emocional

El salario emocional son todos aquellos beneficios no monetarios que una empresa ofrece a sus empleados además de su sueldo a final de cada mes. Y es que un buen salario significa mucho más que simple dinero, además de que sirve para demostrar que tu empresa sabe valorar a los empleados y les trata como lo que son: personas.

Por supuesto que todos necesitan un ingreso en su cuenta bancaria a final de mes, claro que sí. Pero no es lo único, y el salario emocional complementa al salario económico con el resto de necesidades humanas, por lo que es muy positivo encontrar un equilibrio entre ambos salarios.

Factores clave en el salario emocional

«Vale, entendido, los empleados perciben mucho más que dinero a cambio de trabajar en una empresa… ¿pero qué puedo ofrecerles, aparte de dinero?», estarás pensando. Pues aquí te damos unas claves de los aspectos más valorados por los empleados para decidirse y quedarse a trabajar en una empresa:

🚀 Flexibilidad horaria
Y no se trata de convertir el horario laboral en una auténtica anarquía y desorden, sino en ofrecer cierta flexibilidad al empleado para que, sin que esto afecte negativamente a la actividad de la empresa, pueda compaginar y compaginar con mayor facilidad y cumplir con sus obligaciones personales y profesionales.

🚀 Posibilidad de teletrabajo
Si es posible por el tipo de actividad de la empresa o del propio puesto, es muy recomendable dar la opción de realizar una parte de la jornada laboral desde casa, de modo que esto ayude al empleado a organizarse con sus tareas personales. Esto es especialmente conveniente en personas que tengan obligaciones familiares o que residan lejos del lugar de trabajo.

🚀 Medidas activas de conciliación familiar
Además de la flexibilidad horaria y del teletrabajo, existen otras posibilidades que la empresa puede implementar para contribuir a facilitar la conciliación entre la vida laboral y familiar del empleado, como pueda ser: la jornada continua, creación de una bolsa de horas de trabajo que puedan intercambiarse empleados sin que afecte a la actividad de la empresa, acomodación de las vacaciones laborales a las escolares, cambio de turnos entre compañeros, permisos para asistir a actos escolares, días libres por cumpleaños, reducción de la jornada en fechas especiales (Nochebuena, Nochevieja…), etc.

🚀 Espacios para el descanso y el ocio
Esto es importante tenerlo bien claro: ningún humano, ninguno, ni siquiera el más alto directivo de la más grande empresa, es capaz de mantenerse concentrado y productivo el 100% de su jornada. Ninguno. Todos los empleados necesitan de un momento de descanso, de desconexión, de desconcentrarse para volverse a concentrar. Disponer de espacios dedicados exclusivamente a ello permitirá que estos momentos de descanso sean más rápidos y cómodos, reforzando la productividad al favorecer el descanso.

🚀 Trabajo por proyectos
Si podemos, es muy positivo fijar objetivos de trabajo muy concretos para el empleado, y permitir que sean ellos quienes decidan cómo distribuyen su tiempo y sus recursos para conseguirlos. Esta libertad requiere de cierta autodisciplina, pero es muy valorada por cualquier trabajador. Si realizas el correcto seguimiento de objetivos, conseguirás sin duda mejores resultados.

🚀 Cuida de los recursos disponibles de tus empleados
Que no les falte lo que realmente necesitan para desempeñar su puesto de trabajo. Proporcionarle los recursos necesarios y dejar bien claras sus funciones y tareas es obligación tuya y no suya. Y esto, que tan evidente parece, resulta un grave error muy habitual en la gran mayoría de empresas, incluso en las más grandes. Especialmente en las más grandes. Se tienen unas expectativas determinadas de rendimiento sobre un empleado, pero el trabajador no lo sabe o, en muchos casos, se siente perdido y olvidado. En muchas ocasiones, un empleado llega a dejar su empresa por el propio sentimiento de querer hacer más, pero no poder porque la empresa no se lo permite o no dispone de recursos.

🚀 Oportunidades reales de formación y promoción interna
Los trabajadores más ambiciosos no se contentan con disponer únicamente de buenas condiciones de trabajo o una alta remuneración económica; aspiran a más. Buscan crecer y desarrollarse profesionalmente, asumir mayor responsabilidad y nuevos retos. Si la empresa establece planes de carrera con formación específica para potenciar las habilidades y cualidades de sus empleados, no sólo retendrá mejor el talento, sino que lo hará asumiendo costes significativamente más bajos que si tuviera que contratar a nuevos empleados.

🚀 Buen ambiente de trabajo
Quizás no podamos controlar toooooodos los factores que influyen en el clima laboral, pero sí podemos desarrollar una estrategia de felicidad laboral que contribuya a crear un ambiente agradable, con equipos cohesionados y comprometidos, en el que cualquier persona quiera trabajar.

🚀 Sentido de pertenencia
Son muchas las formas en las que puedes influir para hacer que tus empleados sientan que forman parte de la empresa: desde su acogida el primer día de trabajo (con un buen welcome pack, manual cultural y acompañamiento para su adaptación) a la toma activa de decisiones estratégicas de la empresa. Escúchales, tienen mucho que ofrecerte. Pregunta a tus empleados, invítales a compartir propuestas e iniciativas. Hazles ver que su voz es realmente importante. Y deja que sean creativos: al talento le encanta demostrar lo que vale.

🚀 Otros beneficios sociales
Piensa en todo lo que puedes hacer por tus trabajadores, e incluso por sus familias. Desde planes de seguro, planes de jubilación, subvenciones para guarderías, tickets restaurante, tickets de transporte, descuentos en productos y servicios, etc. Aprovecha también para ofrecer a tu plantilla descuentos en productos y servicios propios de tu empresa. Los beneficios sociales generan un impacto emocional en los trabajadores.

🚀 Reconoce el trabajo bien hecho
Tan fácil como eso. A todos nos gusta escuchar un «gracias», un «enhorabuena» o un «buen trabajo» de nuestros superiores. A veces nos limitamos únicamente a señalar aquellas áreas de mejora, pero tan importante es hacer eso como premiar los comportamientos positivos. Muchos empleados se dejan la piel en sus proyectos y dan lo mejor de sí mismos para conseguir los mejores resultados, y no hay dinero que agradezca lo suficiente ese esfuerzo tanto como el reconocimiento sincero de nuestros responsables. Pero, ¡recuerda! Se felicita en público, pero se corrige en privado.

 

Beneficios del salario emocional

Más allá de ofrecer unas condiciones más favorables y agradables para los empleados, que no es poco, tomar este tipo de medidas tienen un impacto positivo y directo para las empresas, que pueden beneficiarse de las ventajas que el salario emocional les ofrece:

💪 Menor rotación de la plantilla
Los empleados que perciben un alto salario emocional encuentran otros alicientes para permanecer en la empresa y resultan más difíciles de seducir por otras ofertas de empleo. Dicho de otro modo: ¡no querrán irse de tu empresa! Esto reduce significativamente los costes propios de la rotación, que implican nuevos procesos de selección, costes de formación, nuevo tiempo de adaptación, etc.

💪 Menor absentismo laboral
Si la rutina diaria es más positiva para el empleado, es lógico que se favorezca un descenso en las ausencias al puesto de trabajo.

💪 Mayor productividad
Una mayor satisfacción en los empleados y, especialmente, un mayor compromiso por su parte, también supondrán un incremento en su productividad (¡o, como mínimo, que ésta no descienda!). Esto es altamente rentable para la empresa, ya que la mejora del rendimiento laboral podría no suponer ningún coste económico (¡la mayoría de iniciativas del salario emocional son gratis!).

💪 Menos costes operativos
A diferencia de lo que pueda pensarse, estas medidas no sólo ayudarán a aumentar los ingresos de las empresas y contribuirán a ser más productivas, sino que conseguirán también reducir una parte de sus costes de estructura y optimizar los recursos disponibles.

Conclusiones 😊

El salario emocional es propio de empresas con una muy buena gestión de sus equipos humanos, y reporta grandes beneficios tanto para los empleados como para la empresa en sí, sin que esto suponga un esfuerzo económico. Con el salario emocional, las empresas consiguen enamorar a sus trabajadores, mejoran significativamente su employer branding y fidelizan su mejor talento.

¡Pero ojo! Cada empresa, cada sector y cada puesto de trabajo son muy diferentes, y por lo tanto tienen posibilidades también diferentes. Los puntos que señalamos arriba son sólo algunas de las principales claves, pero no todas ellas serán viables en cualquier situación. Hay que hacer, previamente, un estudio para cada caso (o permitir que nosotros realicemos ese estudio por ti) y adaptar las medidas tomadas a las necesidades y posibilidades reales de cada puesto, determinando los objetivos que se quieren cumplir.

Y que quede bien claro: el factor económico sigue siendo el aspecto más importante para el empleado, y no hay que descuidarlo. Pero también es cierto que la retribución dineraria es el mínimo esperable, por lo que el salario emocional es lo que realmente aporta un valor diferencial, y será lo que de verdad contribuya a que una persona decida trabajar contigo, quedarse en la empresa e involucrarse plenamente en tu proyecto.

Esperamos que el artículo de hoy te haya sido de gran utilidad, y recuerda: estaremos encantados de ayudarte a construir un equipo de trabajo unido, productivo y feliz. 🥰

Últimos artículos 💛

¡Síguenos en las redes sociales!

Suscríbete a la newsletter 😊

Periódicamente te enviaremos nuevos artículos escritos con mucho mimo e información relevante sobre el mundo de los recursos humanos o iniciativas para el fomento del empleo.

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo! 💛

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

¿Qué opinas tú? ¡Escríbenos un comentario! 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos que te pueden interesar:

Ir arriba